Fe

A ti, mujer que te veo sin fe.

A veces, cuando sueño despierto, que la mirada se pierde y no veo ya lo que ven mis ojos sino lo que mi mente dicta… lo deseo tanto y tanto lo deseo, que tal vez… chance y no más… hay un momento que estoy seguro que esta a punto de pasar… de lograrlo, tan solo con pensarlo… por un segundo creo ver que puede suceder.

Ese insignificante momento bautizado segundo, hace que la espera valga la pena.

2 comentarios:

Snoopa dijo...

Excelente!!!! Dicen que la esperanza es lo último que muere y eso es lo que muchas veces nos motiva y hace seguir adelante...creer lo suficiente para provocar que las cosas sucedan...a veces no resulta como esperamos, pero aprendemos, seguimos adelante y con mayor madurez y fuerza.

Este Encanto dijo...

Si el diseño de tu blog no estuviera tan escandalosamente horrible, leeria todo lo que escribes, porque creo que no lo haces mal.

Pero ese fondo le da en la madre a cualquier buena intencion con la que uno pudiera venir.