Stairway to heaven

Entre tanta ropa elegiría el chaleco negro... no fallaba, duró lo que tenía que durar.

Acurrucado con una guitarra en las manos, pidiéndole que empiece a cantar mientras miro el cielo lleno de estrellas y una lágrima empieza a rodar río abajo.

Nos bañamos en aquel lago de azules paneles cuadriculados, te mojé y me mojaste... terminamos mojados y juntos, atrevidos y más enamorados.

Me desnudo frente a lo suelto de tu cabello. Mi espalda lisa invadida por tus manos suaves. Mis manos quitando tus prendas. Las olas suaves ya son marea alta. Los besos tiernos no son bienvenidos, las caricias   ya son precisas dirigidas por los puntos cardinales que guían los sentidos. Pioneros en los polos del universo, paralelos y juntos lo logramos.

El Sol comenzaba a cansarse y el cigarro se le adelantaba, la luz siempre viva te marcaba, la sombra en tus curvas jugaba... el lápiz latía en mi mano, mis pupilas transpiraban frío mientras con las manos pavimentaba el espacio blanco y vacío.

Al cerrar los ojos y abrir los oídos... respirar tu fragancia y besar tu cabello. Rosar tus brazos y enredarme en tus muslos. Dulce tortura si duermes conmigo. Terrible nostalgia cuando despierto y no estoy contigo.

Y la única frase que sonaba y hacía eco en mi cabeza hueca era : "Dios... es hermosa".


0 comentarios: