Cirro.

Andas distante y fresca.

Te miro pura y esponjada.

Vas sola y admirada.

Te observo única y soberbia.

Sueño con que tus cristales se licúen y provoquen una romántica caida sobre mi mundo.

Cirro... déjate caer.


0 comentarios: